Mini intestinos son utilizados para estudiar las primeras etapas de la infección por tricocéfalos

Investigadores del Instituto Sanger han desarrollado un nuevo modelo organoide del intestino de ratón para comprender cómo responde el revestimiento del intestino a la infección por tricocéfalos y ayudar a diseñar nuevos tratamientos en el futuro.


Por primera vez, los investigadores han descubierto lo que sucede en el cuerpo en las primeras etapas de la infección con el parásito, tricocéfalo. Al diseñar un nuevo modelo de "mini intestino" organoide, los científicos del Instituto Wellcome Sanger, la Universidad de Manchester y sus colaboradores identificaron la respuesta inmune temprana a los tricocéfalos. Esta investigación, publicada el 1 de abril de 2022 en Nature Communications, podría ayudar en el diseño de futuros tratamientos y vacunas para la tricuriasis, la enfermedad causada por el parásito tricocéfalo Trichuris trichiura. Además, comprender cómo el parásito permanece enterrado en el revestimiento del intestino durante años, mediante la modulación de nuestra respuesta inmunitaria, podría conducir a nuevos conocimientos sobre el control de enfermedades inflamatorias como la enfermedad inflamatoria intestinal y el asma.


La tricuriasis es una enfermedad tropical desatendida que afecta a unos 500 millones de personas en todo el mundo, con mayor frecuencia en las regiones tropicales y subtropicales, incluidos el África subsahariana, las Américas, China y el este de Asia. Sin embargo, el tricocéfalo alguna vez se distribuyó globalmente, lo que sugiere que evolucionó junto con los humanos hasta que se desarrollaron mejores sistemas de saneamiento en algunas áreas, eliminándolo.


Las infecciones crónicas por tricocéfalos pueden causar una variedad de problemas gastrointestinales debilitantes, deficiencias nutricionales y están relacionadas con retrasos en el desarrollo físico y cognitivo, especialmente en los niños. Hay pocos tratamientos disponibles y no son efectivos para erradicar completamente la infección.


No es posible estudiar la infección temprana en humanos debido a las implicaciones éticas de infectar con tricocéfalos a los participantes y al desafío técnico de lidiar con su tamaño microscópico y la falta de marcadores fluorescentes que serían necesarios para encontrarlo en los pacientes. Sin embargo, los ratones están infectados por otra especie de tricocéfalos, y esta infección se parece mucho a la de los humanos, lo que permite a los investigadores utilizar este modelo de ratón para investigar los pasos involucrados.


En este nuevo estudio, investigadores del Instituto Wellcome Sanger, la Universidad de Manchester y sus colaboradores desarrollaron organoides o "mini intestinos" que se pueden cultivar en el laboratorio a partir de células intestinales de ratón para investigar las primeras etapas y los mecanismos de infección con más detalle. Esta es la primera vez que este modelo se utiliza para estudiar parásitos multicelulares y abre camino para investigaciones similares en el futuro utilizando el tricocéfalo humano. Se espera que los mini intestinos puedan usarse para reducir o reemplazar modelos de ratones en futuras investigaciones.


El equipo utilizó tecnologías de secuenciación de células de ratones infectados con tricocéfalos para descubrir la respuesta del cuerpo al gusano en el revestimiento intestinal, donde reside. Descubrieron que la respuesta del revestimiento intestinal es diferente a la infección con otros parásitos y, en este caso, es más similar a lo que sucede cuando un virus ingresa al cuerpo. Identificar las primeras etapas de la respuesta inmune a los tricocéfalos podría ayudar a desarrollar nuevos tratamientos o vacunas contra este parásito al bloquear sus interacciones clave con el huésped.




Más información: Duque-Correa, M.A., Goulding, D., Rodgers, F.H. et al. Defining the early stages of intestinal colonisation by whipworms. Nat Commun 13, 1725 (2022). https://doi.org/10.1038/s41467-022-29334-0


Nota original: Sanger Institute

1 visualización0 comentarios